Puerta de los Apóstoles

La Puerta de los Apóstoles, llamada asi por las esculturas de los doce apóstoles de Cristo que figuran en la portada, fue construida entre los siglos XIII y XIV en estilo gótico. Comenzada en tiempos del obispo Jazperto de Botonach (1276-1288), con un proyecto del arquitecto italiano Nicola da Ancona contratado en 1303 y considerado como el artífice de esta portada. En el año 1354 ya estaba terminada. Parece ser que Nicola da Ancona fue contratado por el obispo de Valencia Raimundo Despont (1289-1312), que conoció su trabajo y experiencia durante su estancia en Italia.

La portada resaltada sobre el muro que le sirve de encuadre está formada por tres arcos apuntados con estructura abocinada y tres arquivoltas adornadas con estatuillas de ángeles, santos y profetas, coronado por un gran rosetón de seis puntas; la estrella de David, también llamada “Salomón o Salomó”, de 6.45 metros de diametro. Este rosetón tuvo que ser practicamente reconstruido en 1960 ya que habia sido seriamente afectado por el mal de la piedra. Tanto el arco apuntado como el rosetón quedan enmarcados por dos gabletes góticos.

La presencia del rosetón con vidrieras policromadas (no originales) cumple función de iluminación de la nave del transepto en el interior de la Catedral. La presencia de la estrella de David inserta en el rosetón se interpreta como simbolo de Jesús, el Mesias, descendiente de la casa de David. Por investigaciones realizadas parece ser que este rosetón sustituye a una ventana lancelada similar a la que se encuentra sobre la Puerta del Palau.

En el tímpano de la puerta se encuentra la imagen de Santa Maria, titular de la Catedral, con el Niño en brazos y que hasta 1599 se encontraba en el parteluz hoy desaparecido de esta misma portada. La rodean ocho ángeles tocando instrumentos musicales. Los arcos se apoyan sobre seis pilares de sección prismática triangular. Sobre los mismos seis esculturas de apóstoles bajo doseletes. Las caras de los pilares se adornan con detalles escultóricos con imágenes de la Virgen, arcángeles, escudos nobiliarios, escudos del Reino de Valencia ampliamente repetidos, representaciones gremiales o animales fantásticos.

Más al exterior a la derecha, las estatuas bastantes deterioradas de San Sixto papa y su diacono San Lorenzo Mártir, y a la izquierda, las estatuas también muy deterioradas de San Valero obispo y su diacono San Vicente Mártir, estas cuatro figuras insertas en unos pequeños nichos.

Los restantes seis apóstoles se encuentran en la misma linea pero fuera del ambito de la arquería y también protegidos bajo doseletes.

En las jambas de las puertas encontramos cuatro escudos nobiliarios:

El de la familia Mercader, tres monedas de las llamadas marcos
Un toro pasante, atribuido al justicia de la ciudad.
Un escudo ajedrezado atribuido al procurador general del Reino, don Rodrigo Jiménez de Luna.
El cuarto escudo que podemos observar en los relieves antes citados es el más representado de todos, pues figura la antigua heráldica de Valencia (una ciudad sobre el mar) antes de que fuera sustituida por las armas reales del rey de Aragón (cuatro palos de gules en campo de oro). No obstante lo dicho debemos indicar que el canónigo y estudioso de la Catedral don José Sanchis Sivera ya escribió en 1909 que el mencionado escudo no se corresponde con la heráldica de la ciudad sino que corresponde al obispo valentino don Jazperto de Botonach (1276-1288) y que representa un castillo o alcazar sobre aguas.

En las arquivoltas de la portada podemos encontrar: catorce estatuillas de ángeles, dieciseis de santos y dieciocho de profetas, en total 48 figuras, todas ellas bajo pequeños doseletes. Toda la estatuaria de la portada se encontraba policromada como facilmente se puede observar por los restos que quedan.

Es de destacar que esta portada se encuentra en muy mal estado, debido a la mala calidad de la piedra utilizada, lo que ha obligado a una completa restauración y a la sustitución de las imágenes originales por copias, quedando las originales que se han podido salvar en el Museo de la Catedral.

En la parte superior de la portada, bajo el rosetón podemos encontrar diversas esculturas muy mal conservadas, que se consideran representan a diversos reyes y personajes del antiguo Israel (Abraham, Jacob, Daniel, Salomón, Isaías, Miqueas, Simeón y San Juan Bautista. Las figuras se enmarcan en arcos apuntados con tracería gótica. Según Sanchis Sivera los personajes representados son: San Atanasio, San Basilio, San Gregorio Nacianceno y San Juan Crisóstomo como padres de la Iglesia oriental, mientras que los padres de la iglesia occidental estan representados por: San Ambrosio, San Agustín, San Jerónimo y San Gregorio el Grande.

Los batientes de madera son del año 1438 y los clavos y herrajes son los originales de la época.

Al pie de la Puerta de los Apostoles se reune todos los jueves a las 12 de la mañana, el Tribunal de las Aguas desde el año 880. Problablemente ya se reuniria este tribunal en este mismo lugar cuando la actual Catedral era todavía mezquita musulmana. LLegado a este punto conviene destacar que esta portada disponía de un atrio rodedado por una verja de hierro y con una bancada de piedra. Sobre esta bancada se sentaban los miembros del Tribunal de las Aguas para ejercer justicia. Verja y bancada sería desmontada en 1798 por las molestias que ocasionaba en la entrada y salida del templo, sobre todo en las fiestas del Corpus.

tribunal-aguas1[1]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s